sábado, 18 de abril de 2015

Switch olvidatorio

Hagamos como sí.
Como si no hubiera nada más importante que uno mismo.
Como si el cuerpo y el alma nunca pudieran separarse.
Hagamos como si un gran amor alguna vez fuera a repetirse.
Hagamos como qué.
Como que la vida no le pasa a uno una sola vez sino muchas.
Como que tenemos un switch olvidatorio y no habrá luego arrepentimiento.
Hagamos como que cualquier dolor es pasajero y también liviano.
Dale, entreguémonos a una dulce ignorancia.
Y dejémonos llevar.

Leído en la apertura del programa 222.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Tu mensaje quedará en espera de moderación y será publicado en breve, a criterio del autor del blog. Saludos,