sábado, 27 de diciembre de 2014

Relevancia

Puede suceder que las historias pierdan relevancia, cuando lo que se pretende es destacar el carácter de los personajes centrales y de los actores en los roles secundarios.

Como en un thiller de argumento improbable, las reacciones, las miradas, las traiciones, los amores, los gestos de valor y aún los actos de cobardía serán la razón de ser del espectáculo y definirán al héroe -o a la heroína- en los avatares de la trama.

Y cuando todo haya terminado, el público querrá -o detestará- ser como uno de ellos sin prestarle mayor atención a la historia, que en definitiva era lo menos importante.

Igual que en el cine.

Leído en la apertura del programa 208

Ciclos

El horizonte se tiende trazando una línea.
Línea atravesada por un estrecho camino.
Camino transitado por un solitario que busca senda.
Senda brava que agrupa piedras y retiene el agua.
Agua que se eleva en tenues nubes besada por el sol.
Sol desdibujado de vapores en el lejano horizonte.
Y una historia que vuelve a comenzar.

Leído en las aperturas de los programas 212 y 293.

La sombra

Luz, cuerpo y entonces, una sombra.

La peor, la propia. Que no ceja en su obstinación y sigue siempre sombra, como si ignorase deliberadamente su dependencia de la próxima luz y aún así insistiera. 

O quizás esta percepción sea equivocada, y en realidad ella persiste con más fuerza a causa de tal certeza.

Imposible saber cómo piensa la sombra que no acepta ser de otro.

Leído en las aperturas de los programas 207 y 298

viernes, 26 de diciembre de 2014

Espejos

Reflejo de mi reflejo, tu mirada.
Espejo que me devuelve,
ya con notable mejora,
la totalidad de mis vacíos,
no sin antes llenarlos con todo
lo que me completa de vos.

Leído en las aperturas de los programas 206 y 309

jueves, 18 de diciembre de 2014

Relatos

El egoísta comienza su relato con un 'yo',
el político con un 'tú' y la víctima, con un 'él'.
El relato del pueblo se inicia con 'nosotros'
y el del dogmático, con un 'vosotros'.
El relato del cobarde siempre comienza con 'ellos'.

Y luego, otros relatos que se suceden
tiñendo las miradas, olvidando los espejos
y transformando aquello que se ve
en un retrato fiel del oficio del pintor.
Sólo el pincel sufre el duro castigo de mentir.

Este desfile de la vanidad cotidiana
es un espectáculo digno de observar.
Algunos van y otros vienen. Y hay quien espera.
Coinciden, sin saber que ignoran,
en la transparencia del velo con que se piensan a cubierto.

Pero no pierde valor la esmeralda en el seno de la roca,
aun cuando el ojo humano no logre verla.
Igual de cierto es el valor de la palabra
aunque la descarnada boca mienta.
Falaz peregrino el que predica lo que no profesa.

Leído en la apertura del programa 205

viernes, 12 de diciembre de 2014

Suma de bienes

Está todo bien, pero seguramente mañana estará mejor. Si persevero y mañana digo lo mismo, deduzco que la suma de bienes será bastante grande con el correr del tiempo, y de un tamaño tal como para dar por descontado que llegaré a creer que todo está bien, realmente. Es decir, será más que un bien o una suma de bienes.

Pero pensándolo mejor, debería aprender de una vez por todas a multiplicar los bienes para que no sea tan arduo sumarlos. Necesito una profesora particular porque desde chiquito me dijeron que era duro para las matemáticas -lo duro era la escuela en aquella época, pero todavía sigo pensando que yo lo soy.

 ¿Tenés un rato para enseñarme, toda una vida digamos?

Leído en la apertura del programa 204

viernes, 5 de diciembre de 2014

El final de toda búsqueda

Hallar el amor como final de toda búsqueda, un cierre que es a la vez comienzo, el inicio del descubrimiento paulatino y paciente de aquello que se ha hallado. Ser conquistadores de deseos y sueños, convirtiendo Eldorado en tierra real y fértil una vez que la encontramos.

Me doy cuenta entonces, de que amar nunca es el fin sino el principio: inicia la búsqueda y el reconocimiento y el cuidado y el todo que nos justifica y nos completa.

El amor como metáfora de la entrega, el don que se confía, y del recibir como gracia, por pura convicción en la nobleza del hallazgo.

Leído en la apertura del programa 203